14 nov. 2013

MERENGUE ITALIANO



El merengue italiano es una de las alternativas al buttercream básico (crema de mantequilla) para decorar nuestros cupcakes o tartas, sobre todo si no os gusta la mantequilla o sois intolerantes a la lactosa.


Su textura es suave y muy agradable al paladar sin llegar a un dulzor excesivo… para mí, junto con el frosting de queso, es uno de los imprescindibles.

Los INGREDIENTES (para unos 12 cupcakes) son:

  • 2 claras de huevo 
  • 120 gr de azúcar 
  • 50 ml de agua 
 
Iniciaremos la PREPARACIÓN poniendo en un cazo a fuego medio el agua y el azúcar y lo llevaremos a ebullición. 
 
Mientras tanto, montamos las claras a punto de nieve. 
 


Puede llevaros unos minutos...


 
Si las claras están bien montadas a punto de nieve podremos poner el bol boca abajo y no se caerán... 
 
La temperatura ideal del almíbar serán 120ºC pero si no tenemos un termómetro de azúcar (¡ojo! No sirve cualquier termómetro) podemos fijarnos en el tamaño de las burbujas, cuando empiecen a ser más grandes y veamos que el almíbar se espesa, con cuidado echaremos una gota del almíbar en un vaso de agua fría y si se convierte en una bolita blanda, el almíbar está listo. 
 
 
En este momento, volvemos a batir las claras, por si han bajado un poco, y empezamos a verter el almíbar lentamente pero de forma continuada en las claras, con cuidado de que no toque las varillas de la batidora. 
 
Seguiremos batiendo hasta que el merengue adquiera un tono brillante y sedoso. La pista de cuando estará listo nos la dará el bol, al verter el almíbar se calentará, cuando vuelva a estar frío, el merengue estará en su punto. 
 
 
Como veis, la textura final del merengue es consistente e ideal para decorar. 
 
Si lo deseáis, podéis añadir algún aroma o colorante. 
 
Salut!

2 comentarios:

  1. Nunca he preparado merengue italiano y mejor no puede esta explicado!!

    Gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pruébalo y me cuentas... y gracias a tí por comentar!

      Eliminar